22 may. 2011

No ceséis orar: 2011.05.22


"Jesús nos guía hasta el Padre, sigámosle "

Te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu ordenador, haz click ...escucha la música y....



La Presencia de Dios
Mientras estoy aquí, en esta silla, el latido de mi corazón, el flujo de mi respiración, los pensamientos de mi mente, son todos signos de la continua creación de Dios en mí.
Hago una pausa, y tomo conciencia de esta Presencia en mi interior.

La Libertad
Necesito dejar fuera el ruido,
necesito alzarme sobre el ruido:
el ruido que interrumpe, que separa, que aísla.
Necesito escuchar nuevamente a Dios...

La Conciencia
Cómo me encuentro hoy?
Cómo estoy con Dios?
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias ...
Hay algo que lamento? Pido perdón ...

La Palabra
Juan 14:6-12
Le dice Jesús: "Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie va al Padre si no es por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también al Padre. Ahora lo conocéis y lo habéis visto. Le dice Felipe: "Señor, enséñanos al Padre y nos basta". Le responde Jesús: "Tanto tiempo llevo con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿cómo pides que te enseñe al Padre? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo no las digo por mi cuenta; el Padre que está en mí realiza sus propias obras. Creedme que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí; si no, creed por las mismas obras. Os lo aseguro: quien cree en mí hará las obras que yo hago, e incluso otras mayores, porque yo voy al Padre".

¿Qué me estás diciendo, Señor?
Reflexiones sobre la lectura de hoy
Jesús no solo quiere ayudarme, darme intuición o consejo. Quiere conducirme al verdadero corazón de la vida, la fuente del bien; me invita a estar con Él “en el Padre”.
Jesús nos invita a mirar al interior y al exterior: el ojo interior aprecia los movimientos del espíritu de Dios, mientras yo penetro en la vida de Dios y del Padre. Miro hacia afuera para reconocer y apreciar dónde Dios trabaja a mi alrededor.
La oración no me aparta del mundo, sino que profundiza mi habilidad para vivir en el mundo con sabiduría, calma y propósito. Mis palabras y acciones pueden traer paz, justicia y esperanza.

Conversación
Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)?
Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.

Conclusión
Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora y siempre será,
por los siglos de los siglos

No hay comentarios:

Publicar un comentario