15 may. 2011

No ceséis de orar: DOMINGO 15 MAYO 2011

"Jesús es la puerta y siempre está abierta"

Te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu ordenador, haz click ...escucha la música y....



La Presencia de Dios
En el silencio de mi ser profundo, en los fragmentos de mi deseada complementación,
puedo escuchar los susurros de su Presencia?
Puedo recordar cuando sentí la cercanía de Dios?
Cuando caminamos juntos y me dejé abrazar por su Amor.

La Libertad
Pido la gracia de creer en lo que podria llegar a ser y hacer, si solo le permitiera a Dios continuar su obra en mí­.
Dejar que El, quien me creó y me ama, continúe creándome, guiándome y dándome forma.

La Conciencia
En la Presencia y Amor de Dios, recuerdo paso a paso el dia que termina, comenzando por este instante y mirando hacia atrás, momento a momento.
Recojo y guardo todo lo bueno y luminoso, con mi gratitud.
Pongo atención a las sombras y lo que ellas me dicen,
y busco la sanación, la valentía y el perdón.

La Palabra
Juan 10:7-10
Entonces, Jesús les habló otra vez: "Os aseguro que Yo soy la puerta del rebaño. Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entra por mí se salvará; podrá entrar y salir y encontrar pastos. El ladrón no viene más que a robar, matar y destrozar. Yo vine para que tengan vida, y la tengan en abundancia".

¿Qué me estás diciendo, Señor?
Reflexiones sobre la lectura de hoy
Algunas veces es sugerido que la imagen de una oveja es negativa, inpropia de la dignidad humana. Especialmente ahora, en mi tiempo de oración, le pido a Dios me ayude a dejar de lado el cinismo o la vanagloria, y reciba solo las palabras que son para mi bien.
A menudo la vida moderna nos enseña que somos más que uno entre muchos. Si bien hay un enorme énfasis en la elección individual, hay muchas fuerzas empujándonos a todos en la misma dirección. Ruego para que yo pueda confiar dónde el Señor me está dirigiendo.Â

Conversación
Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado frí­o?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia El y le abro mi corazón.

Conclusión
Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

No hay comentarios:

Publicar un comentario