17 abr. 2011

No ceséis de orar: (2011.04.17)


"Tu cruz nos abre la puerta de la vida "
Te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu ordenador, haz click ...escucha la música y....



La Presencia de Dios
Por unos momentos, pienso en la velada Presencia de Dios en todo:
en los elementos, dándoles existencia;
en las plantas, dándoles vida; en los animales, dándoles sentidos; y finalmente, en mí, dándome todo eso y más,
transformándome en un templo, un hogar para el Espíritu Santo.

La Libertad
Pediré la gracia de Dios,
para librarme de mis preocupaciones,
estar atenta/o a lo que Dios me pide,
y dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia
Cómo me encuentro hoy?
Cómo estoy con Dios?
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias ...
Hay algo que lamento? Pido perdón ...

La Palabra Mateo 26, 14-25
En aquel tiempo, uno de los doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: "¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?" Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: "¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?" El contesto: "Id a casa de tal hombre, y decidle: "El Maestro dice: mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos"". Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los doce. Mientras comían, dijo: "Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar". Ellos consternados se pusieron a preguntarle uno tras otro: "¿Soy yo acaso, Señor?" El respondió: "El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo el Hombre se va como está escrito de él; pero: �ay del que va a entregar al Hijo del Hombre!, más le valdría no haber nacido". Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: "¿Soy yo acaso, Maestro?" El respondió: "Así es".

¿Qué me estás diciendo, Señor? Reflexiones sobre la lectura de hoy
* Los discípulos habían avanzado un largo recorrido que los había llevado hasta ese punto. Ahora su lealtad como discípulos se verá desafiada. Yo considero el recorrido que yo he hecho, para llegar con Jesús a mi lado hasta este Domingo antes de la Semana Santa. Recibo fuerza cuando Jesús se comparte conmigo. Pido que yo pueda estar a su lado también en los momentos difíciles.
* Yo pienso en los caracteres de la historia del Evangelio y veo donde yo puedo reconocerme entre ellos: algunos profesan su fe; otros hacen lo que se le pide; otros hacen lo que hacen otros; y algunos desaparecen en los momentos de crisis.
* Demostraciones, muchedumbres, movimientos de masas traen energías y vida, pero no me enseñan de lealtad como discípulo. La exuberancia y la bienvenida que Jesús recibe a la entrada de Jerusalén tuvo corta vida; aquellos que permanecerán a su lado serán pocos. Pienso cómo yo puedo dejarme llevar por movimientos populares olvidándome donde están mis verdaderos valores.

Conversación
Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con El

Conclusión
Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora y siempre será,
por los siglos de los siglos

No hay comentarios:

Publicar un comentario