13 mar. 2011

No ceséis de orar: DOMINGO 13 MARZO 2011


"Ayúdanos Señor a superar la tentación y a llegar a la meta del amor "

Te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu ordenador, haz click ...escucha la música y....



La Presencia de Dios
Mientras estoy frente a mi computador, Dios está presente, con su soplo de vida para mí y para todo lo que me rodea.
Por unos momentos, quedo en silencio, consciente de su Presencia y su Amor.

La Libertad
Pido la gracia de creer en lo que podria llegar a ser y hacer, si solo le permitiera a Dios continuar su obra en mí­.
Dejar que El, quien me creó y me ama, continúe creándome, guiándome y dándome forma.

La Conciencia
En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra
Mateo 4:1-11
Entonces Jesús, movido por el Espíritu, se retiró al desierto para ser tentado por el Diablo. Guardó un ayuno de cuarenta días con sus noches y al final sintió hambre. Se acercó el Tentador y le dijo: " Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan". Él contestó: "Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". Luego el Diablo se lo llevó a la Ciudad Santa, lo colocó en el alero del templo y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues está escrito: Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti; te llevarán en sus palmas para que tu pie no tropiece en la piedra". Jesús respondió: "También está escrito: No pondrás a prueba al Señor, tu Dios". De nuevo se lo llevó el Diablo a una montaña altísima y le mostró todos los reinos del mundo en su esplendor, y le dijo: "Todo esto te lo daré si postrado me rindes homenaje". Entonces Jesús le replicó: "¡Aléjate, Satanás! Que está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, a él sólo darás culto". Al punto lo dejó el Diablo y unos ángeles vinieron a servirle.

¿Qué me estás diciendo, Señor?
Reflexiones sobre la lectura de hoy
* No seré tentado por barras de pan; pero puedo haber llegado a creer que mi identidad se forma por lo que yo consumo y poseo. Pienso cómo estas cosas de las que disfruto me pueden apartar de mi camino, al confundir lo que necesito con lo que deseo.
* Al saber de la bondad y los cuidados de Dios, puedo llegar a ser descuidado y flojo. Me coloco en la actitud que me permita comprender mejor la misericordia de Dios, y pienso en lo poco que aprecio lo mucho que Dios provee para mí.
* Al haber sido tan humano como yo, Jesús fué tentado con la atracción de la fama, del honor y del poder. Viviendo en plenitud y consciente de la Presencia de Dios, Él vió las tentaciones y encontró la vida en la Palabra de Dios. Pienso como yo, al resistir las tentaciones, traigo la Palabra de Dios a la vida, y dejo que sus ángeles que me cuiden.

Conversación
Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado frí­o?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia El y le abro mi corazón.

Conclusión
Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amen

No hay comentarios:

Publicar un comentario