23 ene. 2011

NO CESÉIS DE ORAR: Domingo 23 enero


"Surgió una luz que cambió nuestras vidas "

Te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu ordenador, haz click ...escucha la música y....



La Presencia de Dios

Dios está conmigo ... pero es más:
Dios está dentro de mí, regalándome mi existencia.
Deseo quedarme unos momentos en su Presencia, que me da la Vida, en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón, y en la totalidad de mi ser.

La Libertad

"En estos dias, Dios me enseñó como un maestro de escuela a su pupilo" (San Ignacio).
Me recuerdo que hay mucho que Dios desea aun enseñarme, y pido la gracia de escucharlo y de aprender.

La Conciencia

Existo en una red de relaciones con mi entorno, con la naturaleza, con mis hermanos, con Dios...
Algunos tejidos de la red están rotos, otros torcidos...
Pido la gracia de la aceptación ... y del perdón ...

La Palabra

Mateo 4: 18-23

En aquel tiempo, pasando Jesús ante el lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando la barca en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: "Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres." Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca, y a su padre, y lo siguieron. Jesús comenzó a recorrer toda la Galilea; enseñaba en las sinagogas de los judíos, proclamaba la Buena Nueva del Reino y curaba en el pueblo todas las dolencias y enfermedades.

¿Qué me estás diciendo, Señor?
Reflexiones sobre la lectura de hoy

* Jesús debe haber estado observando a Simón y Andrés, notando como ellos observaban, esperaban y echaban sus redes. Me tomo algún tiempo en esta imagen, dejando que me hable acerca de qué es lo que Jesús valoró en ellos.
* Puedo imaginar a Jesús observándome en mi vida diaria, yo permitiendo que Él valore lo que hago y dejando que Él me llame a servirlo a mi manera.

Conversación

Que sentimientos surgen en mí­ al orar y reflexionar sobre la Palabra de Dios?
Me imagino a Jesús mismo sentado o de pie, cerca mío, y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario